sábado, 1 de septiembre de 2018

SOBRE EL CINE ESPAÑOL EN LA 2 DE TVE


JE VOUS ACCUSE


Ha sido anunciar TVE que decidía cambiar la programación diaria de una película española anterior al año 2000 por una emisión semanal, manteniendo, en principio, otra proyección los fines de semana para el cine posterior a ese año, y la crítica, los blogueros, los aficionados han descubierto, de repente, que nos han robado El Dorado y se sienten zaheridos, humillados, huérfanos. Ha llegado el anuncio y rápidamente esto ha pasado a ser un desastre cultural, una demostración del escaso sentido de estado de los poderes públicos hacia el cine español. Convendría recordar que durante los más de tres años de emisión de película diaria española apenas han existido opiniones tan razonadas, airadas y exigentes alabando la decisión y el programa, como las que ahora se quejan de la desaparición. Contadas son las críticas de tantas buenas películas que han pasado por el espacio, muy pocas las quejas ante el innumerable serial de mal cine que, entre casi un  millar de películas, se ha difundido. Casi ninguna la queja por la indecente calidad de muchas de las copias, tanto en su imagen como en su sonido, pareciera que existía un pacto de silencio para no incomodar al señorito. 

Convendría recordar que el programa nació con fecha de caducidad, en concreto marzo de 2019, cuando se hubieran alcanzado las 1000 emisiones. Convendría recordar que los profesionales de TVE venían solicitando de la dirección un cambio en la programación, anquilosada e hipotecada por una exclusividad que raya el monopolio, tanto cultural como empresarial. Convendría recordar que el mantenimiento del programa se debe al afán del anterior director del ente público, un profesional de sobrada solvencia que consiguió que ese ejemplo de televisión pública, que es Telemadrid, pasara de cuotas de pantalla superiores al 12 % a no alcanzar el 2%. Convendría recordar los procedimientos judiciales que vinculan este mundo con el mundo de los sobres, los áticos, las aguas de Isabel y demás perlas negras. Convendría decir que este programa se había convertido, desde el principio, en el cortijo de una empresa que es titular del 80 % de los derechos exclusivos y excluyentes de todo el cine español.

Quien ahora se queja de la reducción del programa no parece haber sentido nunca la obligación de quejarse del abandono en que se han encontrado cantidad de cineastas y productores de los de verdad, que han tenido que malvender sus derechos durante años, permitiendo que una sola persona, sin mediación, intervención ni interés público, se hiciera con un patrimonio cultural que debería formar parte del Patrimonio del Estado, impensable si de un Goya o un Velázquez se tratara, las películas de Berlanga o de Saura se han dejado adquirir por particulares cuando ahora podían ser propiedad de una Filmoteca. Eso no pareció importar a nadie mientras se gestaba el miniimperio que podía enriquecerse gracias a los contactos con el poder y a la inexistencia de competencia.
-¿Prefiere comprar en bloque?
Cerezo-Normalmente lo que adquiero son paquetes grandes. Pero si un productor tiene una película, la intento comprar. Y si tiene 50, las 50.-¿Para siempre?. Cerezo-Para siempre.(El Mundo)

Del diario "El Mundo", el mismo que ahora clama por el cine patrio (palabras textuales) y la infamia del recorte del programa "Historia de Nuestro Cine": "Desde el lunes 11 de mayo de 2015, Televisión Española emite Historia de nuestro cine, uno de los acuerdos más fastuosos firmados con productora nacional alguna. Se emitirán 690 películas españolas [en prime time, por tres años], cuya mayor parte se comprará a Cerezo. De ellas, no menos de 556 corresponden al presidente del Atléti de Madrid. Antes del nuevo acuerdo, TVE tenía contratadas ya con el productor 183 filmes, según informó Eduardo Fernández de EL MUNDO. Sumando el nuevo trato, subirían a 739 las cintas que el ente público ha firmado con él. A 15.000 euros el capítulo, la cifra récord de 11.085.000 euros.Se estrenó con una de sus joyas: Bienvenido Mr. Marshall. Lo vieron 631.000 personas, 3,2% de la audiencia. El martes, La niña de luto2,5%; miércoles Surcos, 1,7%,; jueves, Los santos inocentes, 730.000 y 4%... Cerezo posee 7.000 títulos en total, de los cuales entre 3.000 y 4.000 son españolas. Han llegado a decir que posee más: 4.500. "Dudo mucho que haya 4.500 en el mercado". Así su cuota oscila entre el 70 y 88%."

A los que ahora se quejan sin saber cuál va a ser la alternativa se les podría preguntar dónde están y dónde se quejan cuando la televisión pública ignora de manera sistemática a los nuevos creadores que no consiguen estrenar en salas, o cuándo han puesto el grito en el cielo por la desaparición de cualquier cinematografía asiática o sudamericana de las parrillas de programación, dónde están los que claman por la desaparición del teatro o la música clásica ignorados en la programación desde hace décadas, cuándo se quejarán de que sólo haya un programa semanal sobre literatura, excelente por cierto. ¿Por qué solo el cine español merece una proyección diaria, sea cual sea su calidad y sabiendo que su selección depende casi exclusivamente de que el titular de sus derechos sea una sola persona? ¿Cuándo vamos a escribir por la recuperación de los grandes clásicos del cine mundial en la televisión pública? ¿Para cuando las integrales de grandes directores que pudimos ver en los 80 y en versión original subtitulada? ¿Por qué no aprovechar para que la etiqueta "made in Spain" sea sustituida por nombres de prestigio independientemente de su calidad? ¿Cabría quejarse por la desaparición parcial del programa si a cambio volviera algo de ese otro cine a la 2? ¿Cabría quejarse si en vez de cine se hablara de cualquier otro arte español? ¿Y ya rizando el rizo, por qué no quejarse en nombre de los directores españoles, algunos en activo incluso, que al no ser Video Mercury el propietario de los derechos de las películas, no consiguen llevarse esos 15000 € por pase que recibe cada una de las programadas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario