jueves, 23 de agosto de 2018

RODIN (Jacques Doillon, 2017)

Que nadie espere una película sublime, o una nueva vuelta de tuerca a la relación Rodin-Claudel. El hilo conductor de la creación de la escultura de Balzac permite asistir al modelado de un personaje que, cuando crea, amasa las personalidades ajenas fagocitándolas. Alejada quizá de la excelencia de otras películas del director, y hasta de su manera de narrar, la fuerza de la obra se encuentra en el atélier del artista, en la composición del plano, su profundidad, la centralidad que asume el escultor cualquiera que sea su posición respecto de la modelo y su obra. En ese sentido no dudo en que es el estreno de la semana.




RODIN. Francia. 2017. Dirección y guión: Jacques DOILLON. Productora: Kristina LARSEN. Diseño de producción: Christophe BEAUCARNE, Pascaline CHAVANNE, Katia WYSZKOP. Manager de Producción: Aude CATHELIN. Primer ayudante de Director: Nicolas GUILLEMINOT. Edición: Frédéric FICHEFET. Música: Philippe SARDE. Coproducción: Patrick QUINET y Charles S. COHEN. Co-production Les Films du Lendemain, Artémis Productions en coproduccion con Wild Bunch, France 3 Cinéma, RTBF, VOO & Be TV, Shelter Prod. Intérpretes: Auguste Rodin: Vincent LINDON, Camille Claudel: Izïa HIGELIN, Rose Beuret: Séverine CANEELE, Victor Hugo: Bernard VERLEY, Rainer Maria Rilke: Anders DANIELSEN LIE,Claude Monet: Olivier CADIOT, Paul Cézanne: Arthur NAUZYCIEL, Octave Mirbeau: Laurent POITRENAUX, Juliette Drouet: Guylène PÉAN, Sophie Postolska: Magdalena MALINA, Jessie Lipscomb: Léa JACKSON. 125 minutos

No hay comentarios:

Publicar un comentario