lunes, 30 de marzo de 2020

SWALLOW /Carlos Mirabella Davis, 2019)



ENLACE AL COMENTARIO SOBRE LA PELÍCULA EN EL ANTEPENULTIMO MOHICANO






























jueves, 26 de marzo de 2020

THE CLOUD IN HER ROOM (Zheng Lu Xinyuan, 2020)



COMENTARIO SOBRE LA PELÍCULA EN EL ANTEPENÚLTIMO MOHICANO


























sábado, 21 de marzo de 2020

Y LLOVIERON PÁJAROS (Il pleuvait des oiseaux), Louise Archambault, 2019




















martes, 17 de marzo de 2020

LOST HORIZON (Frank Capra, 1937)


Si los sueños se hicieran realidad, ese podría ser uno de los subtítulos de "Lost horizon", como interpretarla como un intento de sincretismo religioso entre el budismo y el cristianismo, o el del mensaje pacifista en tiempos en los que la segunda guerra mundial estaba llamando a las puertas de Europa y ya había dado muestras de lo que iba a suceder en Asia con el afán imperialista y supremacista de Japón invadiendo parcialmente China. No se afirma en la película, pero ese inicio caótico en un aeropuerto perdido de una ciudad  innombrada podría corresponder a la invasión japonesa y anexión de Manchuria, o a la guerra civil que enfrentó en China al bando oficial con el del partido comunista chino y concluyó con la larga marcha. Es un punto de partida aprovechado para filmar alrededor de 20 minutos vibrantes, con un punto de vista muy poco humanista para el tenor siguiente de la película, donde sobresale la primacía del hombre blanco sobre cualquier otra raza. Un grupo de residentes occidentales es evacuado de la zona china de conflicto gracias al control y coordinación del diplomático británico Robert Conway (Ronald Colman) y su hermano Georges (John Howard), no escatimando medios para evitar que cualquier británico pueda quedar a expensas de una masacre y resultando indiferentes al destino que puedan sufrir los centenares de chinos que ansían encontrar un pasaje de salida del infierno, a los que, literalmente, se empuja a la desesperación.

Ese inicio, ese despegue bajo las balas al elevarse el último de los aparatos, la sensación de deber cumplido en el último minuto unida al sinsabor provocado por la inextinguible llama de la guerra y el odio, parece anunciar una película de aventuras y frenético desarrollo que, sin embargo, en manos de Capra, ralentiza su ritmo, introduce la intriga y aporta el tono sosegado necesario para que, tras la tormenta, llegue la calma de la manera más insospechada. Ese inicio (milimétricamente calcado por Spielberg en una de sus entregas del personaje Indiana Jones) introduce el misterio cuando el grupo de últimos rescatados se da cuenta de que el piloto del avión no es quien debería, y su viaje sigue sin rumbo hacia lo desconocido, adentrándose en las altas cumbres del Himalaya después de un repostaje en mitad de la llanura donde una tribu ¿de mongoles? aprovisiona el avión a cambio de bolsas de oro. Siendo la parte de la película más dinámica también es la que entra en mayores contradicciones con el mensaje que se quiere transmitir posteriormente y con el carácter de los nuevos personajes que van a aparecer una vez que el avión realice un desafortunado aterrizaje en medio de la nieve. La violencia del secuestro, incluida la eliminación del piloto del avión que debería trasladar a Shangai a los rescatados, para coger un crucero rumbo a Londres, choca con el mensaje pacifista posterior, pero Capra confía en que el espectador no va a reparar en ello casi dos horas después y solamente querrá recordar el final y no el principio de la historia.
Nada de lo que sucede desde que Conway monta en ese avión lleno de comodidades es fortuito, no lo será el destino del vuelo, no lo será que se pague con oro el repostaje, ni el aterrizaje que parece un accidente ocurre en un lugar diferente al determinado. Tampoco será fortuito ni una casualidad el rescate. Los viajeros así lo habrán podido entender en un primer momento, pero cuando son trasladados, tras una penosa caminata, al interior del valle de Shangri-La, empiezan a sospechar, no sin razón, que su llegada, y más precisamente la de Conway a ese lugar encierra un objetivo aún oculto,  en el que Georges, Lovett (Edward Everett), Barnard (Thomas Mitchell) y Gloria (Isabel Jewell) son meras piezas accesorias que se encontraban en el lugar equivocado en el momento justo. La comunidad dirigida por Chang (H.B.Warner) bajo las directrices del Gran Lama (Sam Jaffe) quería contar con la presencia de Conway. En un mundo vociferante, agresivo, violento, sus mensajes pacifistas y humanistas publicados en la prensa y en libros han atraído la atención de los dirigentes de Shangri-la. Esa mezcla de soldado-diplomático que siempre intenta que las armas no sean argumento de uso para conseguir los objetivos han sido el reclamo, y el espacio de la primavera perpetua, de las montañas de oro, días soleados, animales confiados, seres sonrientes, trabajadores contentos, vidas confortables y respeto mutuo han convertido a Sangri-la en el territorio de la vida eterna, la fuente de la eterna juventud, un lugar donde se trabaja pero donde la violencia y el estrés han desaparecido de la vida cotidiana porque nadie necesita más de lo que tiene, donde las enfermedades se erradican con el contacto con la naturaleza, donde las almas más materialistas pueden ir corrigiendo su avaricia surgiendo la necesidad de dedicar tiempo a la comunidad (como les ocurre a los dos personajes que dotan de cierto sentido humorístico al relato, Everett y Mitchell).


Obviamente el personaje de Conway es el de mayor complejidad. Parecería un "iniciado" llamado a la sede del grupo para culminar su preparación y educación mística. Su llegada a la ciudad misteriosa es filmada por Capra como un "flechazo amoroso", árboles, plantas, animales, personas, se miran con envidia, con asombro ante esa tranquilidad y paz que se respira. Por si fuera insuficiente, surge la atracción física inmediata hacia Sondra (Jane Wyatt). Conway empieza un camino, que el ignora, de perfección. Se podría interpretar su estancia en Shangri-la como un proceso de nirvana mundano ideado por un tercero y por el que demostrará, a ojos de quien todavía no le va a recibir, si es digno o no del futuro que le ha sido predeterminado, si culminará su ascensión en solitario hacia la perfección. Esa idea de la reencarnación, de la predestinación, del "karma", palabras que nunca son pronunciadas, flota en el ambiente en cada una de las sucesivas fases por las que va transitando el personaje, partiendo de una idea propia de paz y amor general que se va puliendo durante los meses de estancia en el valle. Obviamente la película mantiene esa idea de predominio occidental sobre el indígena. La comunidad es dirigida por el Gran Lama, que no es sino un misionero belga llegado 200 años antes a la zona y que advirtió la posibilidad de crear esta especie de falansterio para propagar un mensaje de concordia entre los elegidos. Conway, otro occidental, ha sido el escogido para sucederle, para asumir el liderazgo de una comunidad cuyo líder entiende que su tiempo en este mundo ha concluído y prefiere apagarse entregando el testigo a una persona digna de asumir la tarea.

Una película sin conflicto se atrancaría en la autocomplacencia y en la reiteración del mensaje sin cuestionamiento. Para que "Lost horizon" evolucione hace falta humanidad contraria a la de Conway, hace falta ambición, pasión, incluso irracionalidad. Georges, el hermano de Conway, representa la impulsividad, la libertad extrema. Su sensación de secuestro no se mitiga por el hecho de encontrarse en un espacio privilegiado. La "jaula de oro" en la que vive no satisface su idea de futuro. Volver a la metrópoli y disfrutar del reconocimiento social como héroe vale más que toda esperanza de vida longeva y sin preocupaciones. "Horizonte perdido" tiene una de las escenas que más me impactaron de niño, y si se quiere, uno de los finales más precipitados de las grandes películas de la historia del cine, porque tras dos horas, todo concluye en apenas diez minutos. La marcha de los hermanos y de la novia de Georges, intentando abandonar el valle y regresar a la civilización conocida tiene un punto de inflexión anunciado. Los efectos de la bonanza del lugar desaparecen si éste se abandona, la juventud eterna desaparece y vuelve la edad verdadera. La imagen momificada de la joven tras atravesar las ventiscas y desfiladeros se me quedó grabada en la retina y por eso esta película me produce la atracción de las grandes hazañas y los grandes propósitos y la incomodidad de un lugar extraño y hasta mefistofélico con buenas intenciones pero de resultados inciertos. En todo caso, no es de extrañar que Conway, a punto de regresar a Londres, se escape del control del cónsul británico en Singapur y retome el camino de vuelta a Shangrila y a Sondra culminando esa escalada personal, ese camino de ascensión constante hacia la meta, que reflejado físicamente enlas duras pendientes del Himalaya es más un camino espiritual que otra cosa, porque ¿quién puede resistirse a los sueños hechos realidad?


Título: Horizontes perdidos. Título original: Lost Horizon. Estados Unidos. 1937. Director: Frank Capra. Intérpretes: Ronald Colman, Jane Wyatt, Edward Everett Horton, Thomas Mitchell, Isabel Jewell, H.B.Warne. Distribuidora: Columbia Picture. Productora: Columbia Pictures Corporation.Compositor de la música original: Dimitri Tiomkin. Decoración: Babs Johnstone. Dirección de arte: Stephen Goosson. Director de fotografía: Joseph Walker. Diseño de vestuario: Ernest Dryden. Guión: Robert Riskin, Sidney Buchman. Montador: Gene Havlick, Gene Milford. Novela: James Hilton. Producción: Frank Capra. 132 minutos. 

lunes, 9 de marzo de 2020

SENDEROS DE GLORIA (Stanley Kubrick, 1957)

NOTAS PARA UNA PROYECCIÓN PÚBLICA

COLEGIO DE ABOGADOS DE VALLADOLID 12 DE MARZO DE 2020

FICHA TÉCNICA DE LA PELÍCULA  
Título: Senderos de gloria. Título original: Paths of Glory. Dirección: Stanley Kubrick. País: Estados Unidos. Año: 1957. Duración: 88 min. Distribuidora: United Artists. Productora: Bryna Productions. Compositor de la música original: Gerald Fried. Dirección de arte: Ludwig Reiber. Director de fotografía: Georg Krause. Diseño de vestuario: Ilse Dubois. Efectos especiales: Erwin Lange. Guión: Calder Willingham, Jim Thompson, Stanley Kubrick. Maquillaje: Arthur Schramm. Montador: Eva Kroll. Novela: Humphrey Cobb. Producción: James B. Harris, Kirk Douglas, Stanley Kubrick. Sonido: Martin Müller. Reparto: Kirk Gouglas (Coronel Dax), Ralph Meeker (Capitán Paris), Adolphe Menjou (General Broulard), George Macready (General Mireau), Joe Turkel (soldado Arnaud), Kem Dibbs (soldado Lejeune), Timothy Carey (soldado Ferol), Christiane Kubrick(cantante alemana).

EL DIRECTOR. 

Con Paths of glory, (Senderos de gloria en España, La patrulla infernal en Hispanoamérica, Gloria feita do sangue en Portugal y Brasil,  Orizzonti di gloria en Italia), la filmografía de Stanley Kubrick (Nueva York 1928, Harperden, Reino Unido, 1999) consiguió el salto definitivo que empezó a cimentar la carrera de uno de los más grandes directores del siglo XX. Hasta entonces había rodado tres largometrajes y tres cortometrajes en los que puede apreciarse una evolución y mejora progresiva desde lo naïve y poco vistoso de "Fear and desire, 1953", la improbable historia de "El beso del asesino, 1955" hasta su primer largo profesional verdaderamente profesional, "Atraco perfecto, 1956", donde consigue contar con un serio reparto encabezado por la sólida presencia de Sterling Hayden. Renegando siempre de sus tres primeras películas, que consideró como prácticas aventajadas para ir generando confianza en la industria y conseguir presupuestos que le permitieran cuidar al máximo sus proyectos, "Senderos de gloria" es su primer éxito rotundo, su primera gran obra y su primera película inmortal en una larga pero escasa producción de títulos fruto de su obsesión por la perfección y el dominio íntegro de su obra. Tras esta "Paths of glory" siguieron "Espartaco, 1960", "Lolita, 1962", "Teléfono rojo volamos hacia Moscú, 1964", "2001, una odisea del espacio, 1968", "La naranja mecánica, 1971", "Barry LIndon, 1975", "El resplandor, 1980", "La chaqueta metálica, 1987" y "Eyes wide shut, 1999". Su absoluto control del resultado final le llevaba a escoger hasta los actores de doblaje de las versiones internacionales (así se entienden determinadas elecciones en España) y las salas donde se estrenaban sus películas en todo el mundo (de ahí que sus últimas películas vieron su estreno en Valladolid en el Teatro Zorrilla antes de su cierre, sala a la que consideraba un lugar ideal por sonido, calidad de proyección y arquitectura para acompañar sus obras).





SINOPSIS DE LA PELÍCULA

La historia se desarrolla en Francia, en 1916. El ataque del ejército francés contra las posiciones alemanas en la colina de las hormigas (Ant Hill), un punto de vital importancia para el desarrollo de la Primera Guerra Mundial según el Estado Mayor, se convierte en un fracaso estrepitoso y previsible. Las iniciales reticencias del General Mireau, encargado de dirigir el ataque, son vencidas por el General Broulard apelando a la vanidad y ambición del primero; tomar la colina, pese a que Mireau es consciente inicialmente del estado de sus tropas y de lo imposible de la misión sin refuerzos, puede conllevar que a Mireau le concedan una nueva estrella para su uniforme. El imposible asalto, y la derrota, desatan la furia de Mireau, que para escarmentar a las tropas con un castigo ejemplar, además de ordenar bombardear las trincheras francesas para obligar a la segunda oleada que salga a tierra de nadie, consigue  convocar un consejo de guerra contra todo el regimiento. Tres soldados elegidos al azar, o por venganza, por sus superiores son acusados de cobardía ante el enemigo y condenados a morir fusilados ante todo el regimiento y en representación del mismo. El coronel Dax, el oficial encargado de encabezar los ataques, y abogado en su vida civil, intenta desesperadamente transformar el consejo de guerra en un juicio justo como defensor de sus soldados, y con la confesión de los mandos intermedios, revelará la villanía de Mireau al ordenar bombardear sus propias posiciones.

 FRASES DE LA PELÍCULA

"Por Dios, tal vez lo consigamos, sabemos que es imposible conseguir la colina, pero tal vez sea posible conseguir la medalla" General Mireau

"Si esa orden era imposible, la única prueba que podían aportar eran sus cadáveres al fondo de las trincheras. El deber de los soldados es obedecer, aunque les conduzca a la muerte" General Mireau.

"Hay ocasiones en que me avergüenza ser un miembro de la raza humana. Y hoy es una de ellas" Coronel Dax.

"Mireau—Quizás este anticuada la idea de patriotismo, pero donde hay un patriota hay un hombre honrado.
Dax—No todos opinan así, el doctor Johnson decía algo muy distinto sobre el patriotismo.
M—Y ¿Se puede saber lo que decía?
D—Nada en realidad.
M—¿Qué significa nada en realidad?
D—Nada importante, señor.
M—Coronel, cuando pregunto algo siempre es importante ¿Quién era ese hombre?
D—Samuel Johnson, señor.
M—Bien, ¿y qué tenía que decir ese tipo sobre el patriotismo?
D—Dijo que era el último refugio de los canallas. Lo siento señor, no quería molestarle." Diálogo entre Mireau y Dax una vez que el primero anuncia el ataque al "hormiguero".

"Le felicito Coronel Dax. Sus hombres han muerto muy bien" Mireau a Dax tras el fusilamiento.


EL HECHO HISTÓRICO

La historia que nos cuenta Kubrick se basa en hechos reales; durante la I Guerra Mundial y como consecuencia del fracaso estrepitoso de un ataque erróneo y mal planeado, el general francés Deletoile hizo fusilar a cinco hombres de la 5ª Compañía del Regimiento 63 (en otras obras se menciona también a la Brigada 119 de infantería) acusados de cobardía como castigo ejemplar. Este caso se repitió y hubo más ejemplos de "cobardía" durante el conflicto, las tropas se negaban a salir de las trincheras para buscar una muerte segura y estaban dispuestas solamente a defender sus posiciones, pero en los casos en que hubo castigo, se fusiló a los cabecillas y  Kubrick, sin embargo,  hace que los culpables sean elegidos por sorteo. Entre otros casos, es conocido el de la 10ª compañía del Batallón nº 8 del Regimiento Mixto de Tiradores Argelinos que fue diezmada en Zilebeke (Bélgica) el 15 de diciembre de 1914, por haberse negado a atacar, una práctica que nos retrotrae a las legiones romanas, en las que diezmar consistía en dar muerte a uno de cada diez legionarios como medida disciplinaria (cuando Mireau insiste en la ejecución y el número de soldados a fusilar antes del consejo de guerra, se acerca a la herencia romana en su idea inicial).


ESTRUCTURA DE LA PELÍCULA

Kubrick divide su película en tres partes muy bien diferenciadas y en dos escenarios muy evidentes. Las partes son el antes, el durante y el después del ataque a las posiciones alemanas, que sirve al director para dibujar perfectamente la personalidad de los personajes principales de la película. Ninguno es totalmente positivo ni negativo, aunque el sesgo del autor tiende a dejar en evidencia a los mandos superiores, engrandecer a los mandos intermedios y hacer figurar como meros peones suprimibles a los miles de soldados que son manejados como piezas sin vida desde los tableros de los cómodos salones palaciegos. Los escenarios, dejando aparte el monumental decorado preparado por Kubrick para la escena del ataque, se mueven entre la comodidad del palacio donde Mireau tiene su despacho y residencia, lugar donde se decide sobre la vida y muerte de las tropas que sufren en la trinchera, y el espacio del frente. Frente a la limpieza e impoluta imagen del general y sus ayudantes, las prendas de los soldados, Dax incluído, no pueden eliminar los restos del barro y suciedad acumulados durante semanas de estancia en la trinchera. Es significativo cómo en la primera parte los escenarios se alternan entre palacio y frente, la segunda es plenamente desarrollada en el campo de batalla y la tercera no abandona el palacio, si bien, incluso éste, tiene espacios para reflejar la diferencia de clase entre tropa y mandos. 


CURIOSIDADES.

1.-Pese a reflejar la guerra de trincheras desde el punto de vista del ejército francés, todos los actores se expresan en inglés, el rodaje tuvo lugar en los alrededores de Munich y todos los extras formaban parte de la policía alemana, de ahí que el comentario del rodaje Kubrick ironizara sobre lo "bien que morían los alemanes pensando que son franceses"
2.- La escena del ataque se rueda después de 6 días preparando el terreno con hoyos, alambres, escombros, charcos, cargas explosivas.....La escena se filma en un solo día, con 6 cámaras que filman simultáneamente la carga desde diferentes ángulos y distancias, y una cámara de mano con la que Kubrick filma exclusivamente a Douglas durante el avance, proporcionando esa sensación de proximidad.
3.- Ninguna productora quería hacerse cargo del proyecto tras leer el guión. Cuando éste cae en manos de Douglas se entusiasma ante la posibilidad de conseguir un papel protagonista de gran valor, asumiendo la producción a través de su propia productora y garantizando, con su nombre, la distribución de una de las grandes como UA.
4.- Tanto Douglas como Menjou, actores muy reconocidos ya, trataron a Kubrick con la condescendencia de quien creían un "joven sin conocimiento práctico de los rodajes". Kubrick, adulando su ego, terminó consiguiendo siempre lo que tenía en mente, incluídas repeticiones constantes de las escenas en busca de esa perfección.
5.- La cicatriz real de George Macready fue utilizada por Kubrick como un componente psicológico de la personalidad del general. En las escenas más comprometidas la iluminación y el enfoque hacen resaltar esa idea de personalidad dividida en la que predomina la egolatría y el fín personal sobre el colectivo.
6.- La película estuvo prohibida en Francia hasta 1975.
7.- Una desconocida actriz alemana fue contratada para la escena final de la película. Al poco tiempo se convirtió en Catherine Kubrick.
 COLOQUIO.-


1.- ¿ANTIMILITARISMO O ANTIBELICISMO?
2.- DIFERENCIA DE CLASES EN UNA GUERRA.
3.- ESCENAS RELEVANTES.
     a.- El general Mireau en las trincheras vs. a Dax antes del ataque.
     b.- La cámara en la escena del juicio. La profundidad del plano y por qué. El suelo ajedrezado. Sillas vs. sofás. La visión civil de la justicia vs. la visión           militar del escarmiento. El travelling durante el juicio. El alegato.
     c.- La escena de la cantina. ¿Mensaje o deseo?